Con la Razón y el Corazón > Comunicación No Violenta  > Comunicación No Violenta y Género

Comunicación No Violenta y Género

Comunicación No violenta, Patriarcado y Género

Marshall Rosenberg desarrolló la CNV con la esperanza de ofrecer una mirada y herramientas que facilitaran la comunicación, y que esta que nos llevara a una escucha y un entendimiento mutuo. Según él, vivimos en un mundo donde existe una gran desconexión entre las personas, y unas relaciones interpersonales basadas en la violencia y en el abuso de poder. Explica que la causa de la violencia está muy relacionada con cómo hemos aprendido a pensar, a comunicarnos y a gestionar las relaciones de poder.

¿Qué nos lleva a esta desconexión?

Rosenberg nos habla de estructuras dominantes, del principio de autoridad absoluta y de una cultura de dominación. A mí esta estructura me resuena a patriarcado, ya que el patriarcado nos habla de dominación y separación. Lo que yo veo es que todas las personas vivimos inmersas en este sistema, y muchas de las acciones que realizamos están basadas en este comportamiento, seamos del género que seamos.

Los condicionamientos patriarcales que todas las personas hemos aprendido afectan a nuestras relaciones todos los días. Da igual el sexo que tengamos o con el que nos identifiquemos, el patriarcado esta en nuestra mente y nuestras creencias.

¿Cómo se define el patriarcado?

El patriarcado, de un sistema de dominación y de abuso de poder que hace ya unos miles de años nos acompaña a lo largo y ancho del planeta. Su definición es el control del hombre sobre la mujer y los niños en casi todas las áreas de la vida. El patriarcado nos habla de género, y también nos habla de dominación. Dominación de un grupo sobre otro o sobre la naturaleza.

El poder del patriarcado es muy extenso, e influencia en gran medida en cómo nos relacionamos con la vida. Nos habla de relaciones de poder, y nos da a entender la idea de que el poder sobre, el poder de la autoridad, el abuso de poder, es lo que interesa, lo que sirve, lo que tenemos que conseguir si queremos triunfar en la vida. Nos cuenta que la dominación es lo natural, y que el desarrollo funciona a costa de utilizar los recursos de los demás a nuestro favor propio. Se trata de un desarrollo dominante. Donde el objetivo es la acumulación de riquezas. De esta manera, se abusa sin control, y poco a poco vamos yendo hacia el final de los recursos, hacia el final de la vida.

Por qué al patriarcado parece olvidársele que la naturaleza es cooperativa de manera inherente. Lo cooperativo es lo que prima en la naturaleza. Las relaciones desde el poder compartido, cooperativo, son las que realmente ayudan al desarrollo. Son las que mantienen la vida en funcionamiento, son las que nos ayudan a crecer y desarrollarnos. Y esto es lo que la CNV nos trae, un entendimiento de poder que nos lleva a generar relaciones desde un lugar de cooperación, de cuidado, de aprendizaje común, de bienestar para todos los seres vivos y también el planeta. Y esto es lo que yo entiendo por una visión feminista.

Desde que el ser humano es un organismo, si queremos sobrevivir en el planeta, debemos crear condiciones propicias para la vida. Este es nuestro gran objetivo. Ser una gran familia donde la cooperación, la igualdad y el cuidado hacia todas las formas de vida sea nuestra bandera. Crear condiciones que favorezcan la vida.

Y para esto, creo que todas las personas tenemos que empezar a poner atención en cómo nos relacionamos. Ya que, sin quererlo, tenemos sesgos patriarcales en la mayoría de nuestras interacciones, y estas nos llevan a relacionarnos en base al conflicto y al abuso de poder, que es lo que el patriarcado defiende.

¿Qué nos aporta la CNV? ¿Qué puede traer que ayude a transformar estas maneras de actuar?

La CNV es una manera de estar en el mundo que va a favor de la vida. Que busca que las necesidades de todas las personas sean cubiertas. Y esto, para mí, está muy relacionada con lo que yo entiendo por una visión feminista. Además, nos da herramientas para propiciar el cambio, nos ayuda a observarnos, a darnos cuenta de cómo nos relacionamos, y nos enseña otras formas de comunicación que van a favor de la vida, a aquello que todas queremos, y que a veces nos resulta tan complicado lograr.

Con la comunicación no violenta podemos aprender a:

  • Tomar conciencia de necesidades propias y ajenas.
  • Crear relaciones personales basadas en el respeto y la cooperación.
  • Resolver conflictos sin violencia ni coacción.
  • Desarrollar la capacidad de escucha y empatía hacia una misma y hacia las demás.
  • Resolver sentimientos de culpa, miedo o vergüenza.
  • Conectar con la rabia y el dolor de una manera constructiva.

Por unas relaciones sanas, por un cuidado hacia la vida donde todos los seres tengamos el mismo valor. Donde todos los seres estemos conectados con nuestro propio poder.

Más información sobre CNV y talleres aquí.